A dangerous son

a dangerous son

HBO nos invitó a la premiere del documental “A dangerous son” de  Liz Garbus, la de “What happened Miss Simone”, que se estrena este lunes 22 de octubre. Son historias de niños con trastornos muy graves de salud mental, y el rol de sus familias, la comunidad y el Estado en Estados Unidos.

Primero el título nos hizo levantar una ceja “¿Un hijo peligroso?”. ¿No estigmatiza ya de movida? El documental explica que no. Que existe una delgada línea entre entender que la mayoría de las personas que padecen trastornos de salud mental son mucho más propensas a recibir violencia que a ser violentos.

“Los trastornos mentales no se ven como otras patologías y por eso no tiene el trato que tienen los demás”, dice un senador que perdió un hijo porque no pudo internarlo a tiempo. Los padres coinciden: si un niño tiene cáncer la sociedad se sensibiliza, junta fondos, contiene, hace relatos esperanzadores. Si un niño padece un trastorno de salud mental, se culpabiliza a los padres, se los juzga y se maltrata a los niños.

Sépanlo, el relato es crudo, pero las historias son muy interesantes y una catarata de pensamientos y reflexiones van a brotar de tu cuerpo mientras lo ves. El hijo de un senador no consiguió ayuda, ¿qué le queda a una madre negra, viuda de una víctima de gatillo fácil? ¿Cuál es la relación entre la desidia, la discriminación y los tiroteos en escuelas a manos de chicos con trastornos graves?

Y algunas conclusiones interesantes:

  • No existe la bala mágica, el insight perfecto, el dato que faltaba para resolver el problema en un segundo. Los trastornos de salud mental son complejos, tratarlos requiere tiempo, paciencia, esfuerzo infinito, y abordajes desde distintas disciplinas.
  • En EEUU hay 17 millones de niños con estos trastornos y solo la mitad recibe tratamiento.
  • En EEUU se redujo un 90% la cantidad de espacios para alojar a niños con estas problemáticas, casi no existen tratamientos accesibles y a mediano plazo que garanticen logros y avances en los niños. Si no tenés plata, fuiste.
  • 70% de los detenidos en reformatorios juveniles son personas con trastornos mentales graves.
  • Lo único que reduce la peligrosidad y garantiza la seguridad para el niño y para el prójimo es el tratamiento.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s