¿Ansiedad, qué hacés acá?

¿Quién no tuvo alguna vez miedo de contar su verdad? Todos los días deslizamos el dedo por los timelines de nuestras redes sociales -instagram, facebook, twitter, tinder, etc, etc, etc- y consumimos los logros de los demás, nuestros amigos, familiares, compañeros de trabajo. Uno vive viajando -¿cómo hace?-, otro lanzó su propia empresa -¿cómo hizo?-, otro se compró su casa nueva o ganó un premio que lo reconoce como uno de los mejores en lo suyo. ¿Cómo hicieron? ¿Por qué yo no? ¿Dónde estaría hoy si hubiera seguido el mismo camino que ellos? ¡Bum! ¿Ansiedad, qué hacés acá? Dejá de hacerme acelerar el corazón por sueños que no son míos o por aquellos que sí lo son pero todavía estoy tratando de conseguirlos, voy a mi ritmo, al que puedo y me sale. No, Angustia, no soy la única persona que tiene un problema. Por favor, Ansiedad y Angustia, ya lo sabemos hace rato: las redes sociales nos muestran la versión que cada uno considera mejor de sí mismo, así que salgan de acá. La vida sigue mucho más allá de esas pequeñas fotos de la vida cotidiana y todos tenemos alguna cosa para celebrar: quizá una pequeña caminata al sol o una charla con un amigo en la que, por fin, somos nosotros mismos. A veces sólo hay que poner el teléfono en modo avión por un ratito.

La ilustración es del libro “Cosas que piensas cuando te muerdes las uñas” de la geniesísima de Amalia Andrade.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s