Que sea ley

Dicen que la muerte de un hijo es uno de los procesos más dolorosos que puede sufrir un ser humano. No hay dudas. Y empiece la vida más acá o más allá de nuestro vientre, cuando estamos embarazados pensamos en un hijo lo hayamos deseado o no.
Nadie jamás desea un aborto. Es una triste salida. Creemos que es perverso cuando se plantea que si no se penaliza, el aborto se usaría como una forma de anticoncepción. ¿Cuáles son las mujeres que tendrán sexo sin protección para después abortar casi por placer? ¿Quiénes son las que, como dice Nicole Neuman, necesitan educación para salvar las dos vidas? Se construye una imaginaria mujer pobre, tonta y sin acceso a educación, que además es libertina, plena de goce, y hasta de deseo a la hora de concebir y también a la de abortar. Y se la odia con fervor. Esas mujeres no existen, Nicole, son el reflejo del odio de clase.

Como nosotros tenemos recursos, gente que puede prestarnos plata, obra social, amigos buenos y amigos médicos, podemos decidir y después acceder a un aborto clandestino de primer nivel. Un terror de lujo. Podemos conversarlo abiertamente con médicos, con la familia, los amigos y con terapeutas. Podemos tomar la decisión sobre bases sólidas y ejecutarla de forma segura. Todo eso, y no solo lo segundo, nos puede salvar mental y físicamente. Todo eso y mucha fuerza de voluntad puede ayudar a atravesar lo triste, la muerte. El dolor, el duelo de esa pérdida -porque uno pierde siempre, bebé deseado o no- se va elaborando con tiempo, con amigos, con amor, con reflexión y con ayuda profesional.

Desde una visión amorosa del otro, el aborto debe ser legal. Quizás si pensamos mejor del otro y de nuestra sociedad las decisiones políticas pueden lustrarse. Pero eso no pasa casi nunca. Si la persona que va abortar es un ser querido, ¿realmente le deseamos dolor? ¿Ganamos en libertad y en felicidad para todos haciendo que aquella persona que necesita abortar lo tenga que gestionar en la oscuridad y en la desesperación? No. El aborto clandestino es un castigo más para las personas más pobres y para toda la sociedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s