Victoire Maçon Dauxerre: ¿Por qué una mujer enferma con una silueta raquítica es considerada bella?

Texto: Ana Soffietto Foto: Victoire Dauxerre

 

Apenas terminó el colegio secundario, a Victoire Maçon Dauxerre le dijeron que podía convertirse en la próxima Claudia Schiffer. Su primer desafío iba a ser la Semana de la Moda de Nueva York pero para eso, también le dijeron, tenía que sacarse de encima cinco centímetros en las caderas. Pensó que si comía sólo tres manzanas por día lo iba a lograr. Ese año su nombre apareció en la lista de las modelos top 20 y se convirtió en anoréxica.

La modelo francesa apenas aguantó ocho meses en las pasarelas, pero le llevaría mucho tiempo más recuperarse. A comienzos del año pasado, decidió contar su historia en Jamás demasiado flaca. Diario de una top model y el libro, todavía sin traducir al español, trepó enseguida en las listas de los más vendidos de Francia. Allí denuncia muchas de las prácticas que en el universo de la moda aparecen normalizadas, como sesiones de fotos donde hay catering para todos menos para las modelos, o incluso mujeres que mueren por culpa de trastornos alimenticios, pero de las que nadie quiere hablar. “¿Por qué una mujer enferma con una silueta raquítica es considerada bella?”, se preguntó Dauxerre hace poco en la revista leparisien.fr.  A fines de 2016 logró impulsar, junto a otros activistas, una ley que para que las modelos presenten un certificado médico antes de cada desfile.

Pero lo cierto es que no hace falta ser modelo para que una persona, sea del género que sea, se sienta afectada por los rígidos cánones de belleza modernos. Eso no significa que siempre se llegue al extremo de padecer un trastorno alimenticio, como la bulimia o la anorexia, pero el solo hecho de sentir vergüenza de estar en malla en una pileta nos puede limitar la vida de una manera totalmente angustiante.

Desde que somos chicos nos enseñan que los cuerpos correctos son esos flacos, sin celulitis, firmes, ajenos a las etapas de crecimiento, desarrollo y el paso del tiempo. Pero no nos enseñan nada acerca de cuerpos sanos y formas de alimentación saludable. Por todos lados consumimos recetas y dietas para llegar al cuerpo del verano -en invierno no importa tanto porque no se ve y no importa cómo uno se sienta, dirán-, rutinas para marcar abdominales en un mes, nuevos entrenamientos para tener el cuerpo de los famosos, pero nadie nos dice jamás que podemos disfrutar una comida sana por el simple hecho de disfrutarla. Tampoco nos dicen que podemos comer sano y tener cuerpos sanos sin consumir toda la oferta de procesados light que ahorran calorías pero no impactos negativos en la salud. Todo se vuelve tan funcional que vivimos corriendo de una meta a la otra, frustraciones mediante, sin que podamos disfrutar de practicar un deporte porque es divertido jugar con otras personas, correr bajo el sol, sentir el cuerpo en movimiento.

Querámonos más. Andemos con la panza al aire en la playa si es lo que queremos. Aprendamos a cocinarnos de manera saludable y a disfrutar cada comida con alegría. Pidamos ayuda si lo necesitamos. Salgamos a correr para respirar profundo y saber que nos tenemos a nosotros mismos. Celebremos estar más sanos. Si nosotros somos felices, no importa nada más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s